La Cátedra Cultural Antonio Bello

El objetivo central de la cátedra es, en torno a la figura del investigador Antonio Bello, destacado internacionalmente en el campo de la Agroecología, servir de aglutinante de las distintas alternativas y proyectos reales que existen y surjan en torno a su filosofía, desde el apoyo científico e institucional de la U.L.L.

Director: Dr. Antonio Castilla. ULL

Codirector: Dr. José Luis Porcuna. FIAES

El 27 de agosto de 1940 Granadilla de Abona fue testigo del nacimiento de D. Antonio Bello Pérez, hijo de agricultor y de maestra, la inscripción del nacimiento se realizó en San Miguel de Abona ya que ese era el municipio donde residían. De familia humilde sus comienzos fueron sencillos como cualquier muchacho de su época y situación.

Tras finalizar sus estudios primarios viaja a Madrid para matricularse en la Universidad Complutense en Ciencias Biológicas saliendo doctorado en 1967. Compatibilizó dichos estudios con un trabajo en el CSIC en el  Laboratorio de Nematología dependiente del Instituto de Edafología y Biología Vegetal, un mundo que le apasionaba y que marcaría sus futuras investigaciones y trabajos.

Antonio Bello, de particular carácter y fuerte personalidad, fue siempre un incansable investigador, persona de ideas claras defendía sus propuestas allá por donde iba, desechando todo aquello superfluo que no aportaba nada de interés o aquellas opiniones de personas cuyo principal interés no era más que el aparentar en contraposición del saber y cuyas teorías se basaban mas en elucubraciones espontáneas que en un profundo estudio científico.

Su afán investigador y trabajo le lleva ir creciendo en el CSIC siendo Investigador Científico (1973), Profesor de Investigación (1978), Jefe de la Unidad de Biología Ambiental en el Instituto de Edafología y Biología Vegetal, (1979), Vicedirector (1983) y Director. Cuando el Instituto de Edafología y Biología Vegetal se convierte en el Centro de Ciencias Medioambientales (CCMA), D. Antonio pasa a ser Jefe del Departamento de Agroecología.

Llegó a ser nombrado asesor de los Ministerios de Medioambiente, Agricultura, Pesca y Alimentación e internacionalmente también tuvo su reconocimiento como asesor de las Naciones Unidas y de la FAO para la búsqueda de un sustituto al Bromuro de Metilo.

Su vida está plagada de innumerables puestos de responsabilidad como son:

  • Presidente de la Organización de Nematólogos de los Trópicos Americanos (ONTA)
  • Presidente de la Sección de Nematología de la Unión Fitopatológica Mediterránea.
  • Vicepresidente de la Sociedad Española de Fitopatología y de la de Agricultura Ecológica.
  • Miembro del Grupo de Trabajo de Experimentación de la Comisión Reguladora de Agricultura Ecológica (CRAE)
  • Vicesecretario de la Sociedad Española de Ecología y Biogeografía.
  • Miembro de Honor de la Cátedra de Ecología y Agricultura Sostenible de la Universidad Agraria de La Habana.
  • Miembro de la Junta de Gobierno de la Asociación Española de Científico.
  • Miembro fundador de la Sociedad de Científicos por el Medio Ambiente (CIMA)

De igual manera los reconocimientos y premios reconociendo su labor a lo largo de su vida han sido incontables, siendo en el 2009 nombrado Hijo Adoptivo de la Villa de Granadilla de Abona.

El 24 de febrero de 1975 la comunidad científica y todas aquellas personas que luchan por un mundo mejor, ecológico y sostenible se ven conmovidas por el fallecimiento de D. Antonio en Madrid a la edad de 75 años.

Su inmenso legado continua vivo en aquellas personas que le conocieron, en los estudios realizados, en los trabajos que nos ha dejado, por todo lo cual esta Cátedra lleva su nombre como homenaje, reconocimiento tanto a su persona como a su trabajo, con el firme propósito de ser continuadora e impulsora de su enorme labor así como de todas aquellas que potencien el mundo de la Agroecología.

El profesor Antonio Bello Pérez fue un ser excepcional en las ciencias agrarias y, en especial, en la nematología.

El Objetivo de esta Cátedra es impulsar trabajos de Investigación, Formación, Educación, Sensibilización e intercambio de Investigadores y Estudiantes en el ámbito de los países desarrollados y en desarrollo en las áreas de la Agroecología y el Desarrollo Rural Sostenible.

Antonio Bello Pérez, Profesor de Investigación del CSIC, Dr.en Ciencias Biológicas, nematólogo, fundador del primer departamento de Agroecología en España en el propio CSIC intentó durante toda su vida responder a la pregunta ¿qué hacen los nematodos en el suelo?. El concepto de patosistema le acercaba al camino que deseaba hacer, y fue el primer peldaño para trabajar en agricultura considerándola desde la óptica Agroecología.

Esta orientación científica le permitió observar la agricultura como un sistema, integrando el paisaje, el ganado, las especies vegetales autóctonas, el hombre, etc. Prueba de tal orientación puede darla el hecho de ser miembro fundador y entusiasta de la Sociedad Española de Agricultura Ecológica y encontró que la investigación participativa era la estrategia ideal para desarrollo trabajo, haciendo que los agricultores y técnicos de campo participasen en los proyectos de investigación en pie de igualdad con los investigadores.

Hijo de agricultor tuvo siempre muy clara la importancia de eliminar los agroquímicos de la agricultura. A principios de la década de los 60 cuando tenía apenas 20 años y estaba en los primeros cursos de su carrera, acudió al CSIC buscando formarse en Nematología Agraria. Por aquella sazón acababa de crearse el Laboratorio de Nematología dentro del Departamento de Entomología Aplicada y Biología del Suelo, dependiente del Instituto de Edafología y Biología Vegetal, y allí comenzó a trabajar compatibilizando con sus estudios.

En los años 60, en España solamente había algunos trabajos de Gadea sobre nematodos libres y dulceacuícolas, pero nada sobre nematología agraria, por eso hubo que establecer técnicas de muestreo, extracción y estudio, reunir bibliografía y, en fin, formarse para el desarrollo de una disciplina incipiente.

El profesor Bello, tras realizar su tesis doctoral obtuvo una beca para trabajar durante dos años en el laboratorio del Prof. De Coninck, en Gante, Bélgica, a fin de formarse en morfología y taxonomía. Como consecuencia, los artículos publicados en revistas nacionales e internacionales de su primera etapa versan sobre estudios morfológicos, taxonómicos y de distribución de nematodos del suelo y acuáticos, lo que representa casi la mitad de sus cerca de 200 artículos publicados, así como sus de 10 libros, más de 100 capítulos de libro, más de 400 comunicaciones a congresos nacionales e internacionales y sus numerosos proyectos y contratos de investigación.

De su madre, maestra nacional, heredó la vocación por la docencia, el mismo realizó estudios de magisterio. En su época de estudiante fue ayudante becario de la cátedra de Ciencias Naturales del Instituto “Ramiro de Maeztu”, entre otros, así como profesor de Zoología en la Universidad de Navarra y en la Facultad de Ciencias de la Complutense de Madrid. Muchos de sus discípulos se incorporaron como becarios para realizar estudios de doctorado y seguir sus pasos en la investigación, así se dedicó a formar a toda una generación de fitopatólogos y agroecólogos, sin olvidarse de los “papers”. Todo ello se refleja en el buen número de tesis doctorales y proyectos de licenciatura que ha dirigido y en los que ha colaborado, no sólo en España sino también en otros países, especialmente de Cuba y Uruguay, lo que le valió el nombramiento de Miembro de Honor de la Cátedra de Ecología y Agricultura Sostenible de la Universidad Agraria de La Habana “por su destacada labor en las tareas relacionadas con la Agricultura sostenible y el Medio Ambiente, así como por su contribución a la formación de docentes de dicha Universidad”.

Los cargos que ha ostentado a lo largo de su vida laboral, sus publicaciones, participación en congresos y los galardones recibidos ni tan siquiera muestran una ínfima parte de la labor realizada.

Su carrera investigadora en el CSIC comenzó en 1971 como Colaborador Científico, alcanzando el grado de Investigador Científico, tan sólo dos años después. En 1978 ascendió a Profesor de Investigación, con el número 1 de su promoción.

En 1979 pasó a ser Jefe de la Unidad de Biología Ambiental en el instituto de Edafología y Biología Vegetal, donde en 1983 sería Vicedirector y posteriormente el Director hasta que en 1990 el Instituto se convirtió en el Centro de Ciencias Medioambientales (CCMA). Desde entonces el Prof. Bello continúo su labor investigadora como Jefe del Departamento de Agroecología dentro de dicho CCMA.

Posteriormente formó parte del Comité Técnico del Protocolo de Montreal para la retirada mundial del desinfectante de suelos denominado bromuro de metilo. El comité tenía la labor de proponer alternativas al uso del fumigante. Desde dicha atalaya consiguió que la biodesinfección de suelos fuese propuesta como una alternativa para sustituir al fumigante de suelos agrícolas en todo el planeta y tuvo, entre otros reconocimientos, el orgullo de recibir el premio a la conservación del medio ambiente, concedido por la Agencia Norteamericana del Medio Ambiente.

Fue Presidente de la Organización de Nematólogos de los Trópicos Americanos (ONTA), Presidente de la Sección de Nematología de la Unión Fitopatológica Mediterránea, Presidente en funciones y Vicepresidente de las Sociedad Española de Fitopatología; Vicepresidente de la de Agricultura Ecológica, Miembro del Grupo de Trabajo de Experimentación de la Comisión Reguladora de Agricultura Ecológica (CRAE), Vicesecretario de la Sociedad Española de Ecología y Biogeografía, Miembro de Honor de la Cátedra de Ecología y Agricultura Sostenible de la Universidad Agraria de La Habana, Miembro de la Junta de Gobierno de la Asociación Española de Científicos y Miembro fundador de la Sociedad de Científicos por el Medio Ambiente (CIMA).

Hasta su jubilación asumió incontables responsabilidades como la de liderar el grupo de biodiversidad Edáfica de la Red EIONET del Ministerio de Medio Ambiente (desde 2003) y del Laboratorio de Referencia de Nematología del Ministerio de Agricultura (desde 1992).

También fue miembro del Methyl Bromide Technical Options Commitee (MBTOC) (desde 1995) donde su labor le valió la concesión en 1997 del Premio de la Environmental Protection Agency (EPA) por su contribución a la defensa del Ambiente, siendo el único científico español que hasta la fecha ha recibido este galardón.

La Asociación Española de Científicos lo premió por su contribución en el campo de la Agroecología. Asimismo cabe mencionar el Premio por Servicios Distinguidos de la Organización de Nematólogos de los Trópicos Americanos (ONTA).

Premio Internacional 1992 VIDA SANA a la Creatividad Científica y el del Fomento de la Cultura y Desarrollo Biológico otorgado por dicha Asociación, Premio Ciudad de Castellón de Investigación Científica y Técnica concedido por el Ayuntamiento de Castellón.

Socio de Honor de la Asociación Bio-Lur Navarra y primer premio al mejor trabajo relativo a la producción ecológica, XVIII premio “Alimentos de España”, otorgado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

En 2004 actuó como evaluador externo en la Universidad de Reading (UK) formando parte de un tribunal de doctorado. También ha recibido incontables reconocimientos a su labor científica de asociaciones locales y ayuntamientos, con los que colaboró en innumerables ocasiones, puesto que siempre ha estado donde se le ha requerido.

Representó durante muchos años a España en el Buró Europeo de Suelos y la Agencia Europea de Medio Ambiente. También colabora asiduamente con la FAO en materia de suelos. Sus campos de especialización son la ecología del paisaje, edafodiversidad y la aplicación de ciencias de la complejidad a la edafología. Ahora también la divulgación científica.

Pero estos honores no eran su fin, a él le interesaban las relaciones e interacciones entre los distintos organismos del suelo y como influían en el equilibrio o desequilibrio del mismo, por lo tanto se interesó por la ecología y biogeografía, así sus siguientes trabajos versaron sobre temas de ecología, agroecología, análisis numérico de su distribución, efectos del laboreo y barbecho, etc., en esa etapa realizó estancias en los principales centros de Europa y América relacionados con estos temas. A partir de 1995, en que pasó a formar parte del Methyl Bromide Technical Options Comeety (MBTOC), sus esfuerzos se han centrado en la búsqueda de alternativas al uso de agroquímicos en general y del Bromuro de Metilo en particular.

Realizó trabajos de control integrado, control biológico, solarización, biofumigación, denominada por él como biodesinfección. Comenzó a realizar investigación participativa (concepto muy interesante especialmente en investigación agraria) con los agricultores de distintas zonas y sobre diferentes cultivos, colaboró con la Agencia de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI), fundación de la CE para la implantación de técnicas alternativas a la utilización del BM en países en vías de desarrollo. A tal fin sus colaboradores comenzaron a viajar por todo el Mundo consiguiendo finalmente la puesta a punto y utilización de sus técnicas en los principales cultivos del planeta y, en definitiva, la retirada paulatina de dicho destructor de la capa de ozono. En consecuencia el “Spain’s Methyl Bromide Alternatives Project” dirigido por él fue premiado con el Montreal Protocol Awards: Implementers Awards en el congreso “Celebrating 20 Years of Progress”, en reconocimiento a sus contribuciones para poner en marcha el Protocolo de Montreal para conservar la capa de ozono.

Por su fuerte personalidad y heterodoxia, cuenta con tantos amigos como enemigos. De espíritu indomable, incansable estudioso, con una gran capacidad de trabajo, férrea disciplina y generosidad para transmitir sus ideas y compartir sus logros, pero también con un tremendo espíritu crítico. Siempre ha sido amigo de sus amigos y, sobre todo, de sus enemigos, pues en él no cabe el rencor. Siempre dispuesto a tender su mano a quien lo necesitaba, a pesar de que muchas veces se la mordieran. Con una coraza de frialdad que escondía una gran sensibilidad y ternura.

Desgraciadamente su sueño de crear un importante equipo en Agroecología no ha sido posible. Pretendemos que esta Cátedra sirva para dar continuidad al espíritu de investigación y participación en las ciencias agrarias que siempre guió su vida.

En su tierra, Canarias, su valía fue reconocida por sus paisanos al rotular una calle con su nombre en Arona, y ser nombrado hijo adoptivo por los municipios de Granadilla de Abona y San Juan de la Rambla.

Será difícil encontrar alguien tan imbricado con su trabajo y tan dispuesto a ayudar a tanta gente. El profesor Antonio Bello Pérez fue un ser excepcional en las ciencias agrarias y, en especial, en la nematología.

El Objetivo de esta Cátedra es impulsar trabajos de Investigación, Formación, Educación y Sensibilización, en el ámbito del desarrollo rural con una visión agroecológica.

Esta Cátedra también quiere servir de espacio de encuentro y de intercambio de Investigadores y Estudiantes, en el ámbito de los países desarrollados y en desarrollo en las áreas de la Agroecologia y el Desarrollo Rural Sostenible.

Para promover estos objetivos se desarrollaran anualmente Cursos de especialización y Jornadas de encuentro sobre el Desarrollo Rural con un enfoque agroecológico.

II Jornadas de Agroecología Antonio Bello, bajo el título de Creando nuevos modelos de consumo para la construcción de sistemas agrarios sustentables. La importancia agroecológica de las leguminosas. San Miguel de Abona, Tenerife. Octubre 2016.

San Miguel de Abona fue el año 2016, durante 3 días, la sede de las II Jornadas de Agroecología “Antonio Bello” dándose cita importantes referencias nacionales e internacionales en el campo de la Agricultura Ecológica y la Sostenibilidad, quienes a través de un intenso programa organizado por el Grupo de trabajo Antonio Bello en colaboración con la Cátedra A. Bello de la Universidad de la Laguna, el ICIA y el Ayuntamiento de San Miguel de Abona, dieron su particular punto de vista sobre la situación actual y el futuro de la Agroecología.

Las II Jornadas Antonio Bello fue una llamada a científicos, movimientos sociales, empresas, personas y comunidades, para compartir los procesos de innovación social, política e institucional en los que esas entidades están insertos.

+ Información

Programa

 

 III Jornadas de Agroecología Antonio Bello, bajo el título de Agricultura, Alimentación, Salud y Justicia Social. La Laguna, Tenerife. Octubre 2017.

El aula magna de la Facultad de Empresariales fue el año 2017 la sede de las III Jornadas de Agroecología “Antonio Bello”, que bajo el título de Agricultura, Alimentación, Salud y Justicia Social reunió a importantes referencias nacionales e internacionales en el campo de la Agricultura Ecológica, la Sostenibilidad y la lucha por la Justicia Social de los pueblos, quienes a través de un intenso programa organizado por el Grupo de trabajo Antonio Bello en colaboración con la Cátedra A. Bello de la Universidad de la Laguna, dieron su particular punto de vista sobre la situación actual y el futuro de la Agroecología.

+ Información

Programa

 

IV Jornadas de Agroecología Antonio Bello, bajo el título de Innovaciones tecnológicas, iniciativas sociales y propuestas desde el municipalismo. Vila-real, Castelló. Abril 2018.

La Fundació Caixa Rural de Vila-real acogió del 18 al 21 de abril las IV Jornadas de Agroecología Antonio Bello.

+ Información

Enlace: Asociación Vidasana

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies